Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Los ayuntamientos elevaron sus ingresos por IBI un 50% durante la crisis a más de 12.000 millones

La  propia  Esperanza  Aguirre  al frente del PP  prometió en campaña reducir  el  tipo  del  impuesto al mínimo establecido por ley, del 0,548% al 0,4% si llegaba a la alcaldía mientras que Ana Botella afirmó que lo rebajaría un 20% en 2016.

Lo cierto es que durante la crisis, entre 2008 y 2014, los ingresos por IBI del Ayuntamiento de Madrid subieron por encima de la media española. El impuesto es la joya fiscal de los municipios y representa la mayor parte de sus ingresos. En total-dejando al margen a Navarra y País Vasco-, los consistorios en España elevaron su recaudación por IBI un 53% entre 2008 y 2014 por encima de los 12.000 millones. En el mismo periodo, en Madrid los ingresos se elevaron un 74%. Si en 2008 representaban 712 millones para el ayuntamiento, el año pasado cerró con 1.244 millones de recaudación.

A pesar de que el estallido de la burbuja inmobiliaria se ha traducido en un hundimiento del valor de los inmuebles mayor a un 30%respecto a la cresta de la ola que marcó antes de la crisis en 2008, cada año los ingresos del impuesto han ido a más. Ello ha convertido al IBI en un salvavidas para los ayuntamientos durante la tormenta de la crisis. La favorable salud del impuesto explica la fortaleza de las arcas públicas de las corporaciones locales, que han sido las únicas administraciones que han conseguido en los últimos años superávit  presupuestario, es decir, ingresar más de lo que gastan. El ejercicio pasado, las administraciones locales consiguieron cerrar sus cuentas con un excedente del 0,52% del Producto Interior Bruto.

Gran parte de culpa la tiene el IBI, que representó el 27,23% de los ingresos de los consistorios en 2012, según datos del Ministerio de Hacienda. Es el impuesto municipal que más recauda  y sólo IRPF, Impuesto de Sociedades e IVA ingresan más en España. En un país en el que el casi el 80% de los hogares es propietario de vivienda, millones de españoles pagan estos días la factura correspondiente a este año, en lo que supone una inyección colosal para las arcas públicas.

Detrás de las buenas cifras de recaudación se esconde un aumento de los tipos de IBI por parte de los ayuntamientos durante la crisis. Los consistorios pueden aprobar un tipo entre el 0,4% y el 1,1% y en los últimos años ha habido un alza de impuestos constante que ha influido en una mayor recaudación. A ello se le suma la subida de entre un 4% y un 10% -en función del año en que se hizo la última revisión del valor catastral- que el Gobierno aprobó a finales de 2011 y se ha mantenido en el tiempo a pesar de su carácter temporal. Al año siguiente, en 2012, las administraciones locales entraron por primera vez en la crisis en superávit.

Precisamente, al gravar la propiedad y no las operaciones, la recaudación del IBI es una de las más estables, lo que ha permitido a los ayuntamientos presentar cuentas saneadas incluso a pesar de la crisis. Otro tributo municipal como el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, ligado a la actividad, ha menguado sus ingresos a más de la mitad desde 2008: de los 1.752 millones que recaudaba entonces a los 675 millones de 2012.

Mientras, las comunidades autónomas tienen impuestos transferidos más dependientes de la coyuntura, lo que explica el hundimiento de sus ingresos. Un impuesto como el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados recaudaba más de 18.000 millones de euros en 2006 en plena oleada de compraventas de viviendas. En 2011 esta cantidad se redujo a unos 6.000 millones.

Diferencias entre ciudades del 84%

 Las facturas de IBI varían según las zonas. Un estudio de la Agencia Tributaria de Madrid señala que las dos capitales de provincia con un mayor esfuerzo fiscal en el pago del impuesto son Lérida -con una cuota de 139 euros partiendo de un valor base de 6.010 euros y sumándole los incrementos de los valores catastrales- y Melilla, con 135,17 euros. Le siguen Tarragona (131 euros) y Toledo (129,68 euros). Las capitales con una cuota más baja son Pamplona (22,53 euros), Vitoria (44 euros), San Sebastián (47,1 euros) y La Coruña(50,85 euros). Diferencias del 84% entre distintas capitales.

En cuanto a la recaudación, el aumento ha sido generalizado pero no homogéneo. Ceuta (con un aumento de los ingresos del 128%), Melilla (106%) y Cuenca (92,88%) son las tres capitales que más han aumentado su recaudación por IBI en los siete años de crisis. Por provincias, algunos de los municipios que más han aumentado sus impuestos, sin embargo, son los de Madrid: la recaudación se ha disparado en la provincia entre 2008 y 2014 desde los 1.244 millones de euros a los 2.195 millones, un 76,3%.

En muchos casos, los valores inmobiliarios de la burbuja siguen vigentes a efectos del catastro mientras que en otros casos las revisiones son anteriores y la valoración es inferior a la que correspondería. Hacienda ha llamado en los últimos años a los municipios a actualizar sus registros. A fecha de 2012, hasta un 51% de los inmuebles no se revisaron antes de 2002, con un plazo medio de actualización de 21 años.

Ahora, tras las elecciones municipales, en multitud de ayuntamientos hay cambio de poderes y se analizan nuevas opciones como en Madrid. Mientras tanto, los contribuyentes observan con lupa los posibles cambios en un impuesto que no ha dejado de pasarles una factura cada vez más cuantiosa año tras año.

Fuente: ABC -23/7/2015