Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Las hipotecas nuevas que se firman en España ya son más baratas que las de la eurozona

El sector inmobiliario ya tiene otro dato para seguir sosteniendo la teoría de que, poco a poco, está volviendo a la normalidad. Al menos así lo refleja la estadística que publica el Banco Central Europeo (BCE) sobre la evolución de los tipos de interés de las nuevas hipotecas que la banca ha concedido a las familias en el mes de julio. 

¿Y qué dicen las cifras de la máxima autoridad monetaria? En resumidas cuentas, que por primera vez en más de un año y medio, el tipo de interés aplicado a los préstamos hipotecarios en nuestro país se sitúa por debajo de la media europea.

Según la metodología que utiliza el organismo presidido por Mario Draghi, que difiere, por ejemplo, de la del Banco de España, el coste de financiación para adquirir una vivienda en España se situó en el séptimo mes del año en el 2,12%, mientras que en la eurozona alcanzó el 2,22%, el 2,26% en Portugal y el 2,48% en Italia. 

Por el contrario, en Alemania las hipotecas en julio estuvieron más baratas que las españolas al situarse el tipo de interés medio en el 2%. Pero mientras en España se ve claramente una tendencia a la baja de los intereses hipotecarios mes a mes, en el país germano ocurre lo contrario, la tendencia es al alza. 

Por tanto, los nuevos préstamos hipotecarios en España son más baratos que los de la media comunitaria.  Ya en el mes de junio, ambos tipos de interés coincidieron en el 2,18%, aunque mientras el doméstico se ha reducido en seis puntos básicos, el europeo ha repuntado cuatro enteros. Para ver una situación similar deberíamos retroceder en el tiempo y situarnos en diciembre de 2013, cuando el interés español se situó, según el BCE, en el 2,97% y el promedio de la eurozona, en el 3,05%. 

¿Significa eso que nos encontramos ante un cambio de tendencia? Al menos, eso es lo que también reflejan los cálculos del Banco de España que, aunque usa una metodología distinta a la del BCE, sí confirman el claro descenso de los tipos de interés de los préstamos hipotecarios. El regulador del sector financiero doméstico calcula que los tipos de interés de las hipotecas (incluyendo el euríbor y el diferencial que aplica el banco) se situaron en julio en el 2,43% frente al 2,5% de junio, al 2,64% del cierre de 2014 y al 3,05% que existía hace un año.

Hay más demanda y predisposición bancaria

Entre los factores que explican esta caída de los tipos de interés está, por ejemplo, la reactivación tanto de la oferta como de la demanda. "Antes ni había oferta, ni había demanda mientras que ahora hay de todo, lo que deja entrever que el mercado inmobiliario español está despertando", aseguran fuentes financieras.

En cambio, Miguel Córdoba, profesor de Economía Financiera en la Universidad CEU San Pablo, sostiene que el hecho de que los tipos de interés en préstamos a viviendas estén en el 2,12%, lo que refleja es que los bancos siguen buscando lo que llaman la "demanda de crédito solvente". "Se dan los créditos con cuentagotas, y siempre a personas con bajo endeudamiento o con avales de los padres", señala.

Por otro lado, el profesor asegura que ante la atonía de crédito solvente, los bancos "están buscando inversión como sea" ya que los tipos de la deuda son casi negativos. "Dejárselo al BCE como facilidades de depósitos les cuesta un 0,20%. Si lo pueden colocar al 2,12%, ganan 2,32%. Estamos en una situación extraña en lo que a actividad bancaria se refiere. La actuación del BCE marca la toma de decisiones, y si no hay sector industrial o emprendedores "solventes" que busquen financiación, a los bancos no les queda otra que competir de nuevo en el sector inmobiliario", apunta Córdoba. 

Otro de los motivos que alegan los expertos consultados poridealista/news  es que una de las condiciones que ha impuesto el BCE para seguir inyectando de liquidez al mercado es que el dinero circule y que llegue verdaderamente de los bancos a familias y empresas. "Ahora los bancos tienen más dinero disponible y todo ese capital está supeditado a que se mueva y acabe en manos del sector privado", añaden fuentes financieras. 

De momento, al menos, parece que ese órdago del guardián del euro al sector financiero está teniendo sus efectos. En el mes de julio, sin ir más lejos, los préstamos a las empresas de toda la eurozona crecieron a un ritmo interanual del 0,9%, frente al 0,2% registrado en junio. En el caso de los créditos a las familias, el repunte fue mucho mayor y alcanzó el 1,9% interanual, frente al 1,7% previo. 

"El crédito está mejorando en países como España, Italia e incluso Francia. Su coste ha bajado, por lo que, al final, las medidas de política monetaria que hemos estado tomando están teniendo efectos positivos tanto en la financiación de empresas como de hogares. Tenemos evidencias de que la política monetaria funciona", ha argumentado el presidente del BCE, Mario Draghi, tras la reunión mensual del organismo. 

Por último, y no menos importante, no podemos olvidar que en las condiciones actuales del mercado, con el precio del dinero en mínimos, márgenes ajustados y un saldo vivo hipotecario al que se aplican intereses cada vez más reducido, los bancos están sintiendo la imperiosa necesidad de conceder préstamos hipotecarios que les permitan cumplir con su modelo de negocio: prestar dinero aplicando un interés para conseguir hacer caja. 

 

Fuente: Idealista.com - 03/09/2015