Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

La construcción de casas remonta al duplicarse en el primer semestre

A pesar de que el mercado viene de tocar fondo en 2013 y 2014, la patronal inmobiliaria destacó que este "continúa su fase alcista". Esa misma senda siguieron las compraventas de casas nuevas en el primer tramo del año. Hasta el mes de julio, estas se incrementaron el 14,2%. En total, se vendieron 32.300 casas, de las cuales el 83,2% eran usadas. Los datos permiten a la patronal ser optimista y tener "buenas previsiones" en cuanto a "los resultados finales".

La construcción de viviendas está creciendo este año a un ritmo de dos dígitos después de siete años de caída y uno de estancamiento. El desplome en la edificación llegó a ser de casi el 98% respecto a 2007, cuando la actividad tocó techo justo antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. Ese año se levantaron 127.117 casas nuevas. El sector ni de lejos prevé que la construcción de viviendas alcance ese registro, pero sí que vaya mejorando.

El grueso de los inmuebles que se han puesto en marcha durante los primeros seis meses del año están en la provincia de Barcelona. Con 2.146 viviendas iniciadas, la demarcación experimentó un aumento del 70,5%. La actividad subió sobre todo en la capital catalana, donde se empezaron las obras de 752 viviendas, lo cual supone casi triplicar las que se empezaron el año pasado. El incremento en Tarragona fue incluso de tres dígitos (106,5%); en Girona, del 35,3%, mientras que Lleida sufrió un descenso del 43,1% en ese periodo. "Debemos ser esperanzadores y esperar que mejore la situación y que las necesidades de la demanda refuercen la producción de viviendas a medio plazo", rezaba el informe de Coyuntura del sector de Apce.

La compraventa de viviendas en Cataluña también creció. Entre enero y julio hubo 32.300 transacciones. De estas, solo 5.405 corresponden a obra nueva. Ello, según el sector, se debe a que en las zonas con mayor demanda apenas quedan ya casas nuevas, mientras que parte del stock que lleva años sin encontrar comprador se considera ya de segunda mano por su antigüedad. De hecho, las ventas de pisos nuevos caen un 33,5%, mientras que las de casas usadas suben en esa misma proporción. Apce destacó en el informe que en el segundo trimestre "la demanda" estuvo "algo más estática" a la hora de tomar "decisiones de compra".

La mejora del sector también se pone de manifiesto en la concesión de hipotecas y los precios de la vivienda. Con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se atendieron 21.513 solicitudes de créditos para comprar una casa por un importe total de 2.623 millones de euros. Comparado con el primer semestre del año pasado, las concesiones se incrementaron el 41% y el capital lo hizo en un 50%.

Los precios de la vivienda en la capital catalana, por último, también subieron en el primer semestre. Según la estadística del Ayuntamiento de Barcelona, elaborada a partir de los datos de la plataforma Idealista.com, la vivienda se encareció en la ciudad el 6,2% respecto al mismo periodo de 2014, de modo que el precio medio por metro cuadrado ascendió a 3.100 euros.

Los precios de las casas subieron en todos los distritos de Barcelona menos en Horta-Guinardó, donde bajaron el 1,8%. En el otro extremo, en Ciutat Vella el valor de las casas se incrementó el 12,7%. Le siguen Gràcia (6,3%), Sarrià-Sant Gervasi (5,8%), el Eixample (4%), Sant Andreu (3,4%), Sant Martí (3,2%) y Sants-Montjuïc (3%). En Nou Barris los precios apenas subieron un 0,8% y se mantuvo como el distrito más asequible de Barcelona. Según el mismo informe, el comportamiento de los precios en resto de capitales de provincia catalanas fue justo el contrarío y siguió cediendo en el segundo trimestre del año. En Lleida las viviendas se devaluaron el 4%; en Girona, el 3,4%, y en Tarragona, el 3,2%.

La patronal inmobiliaria catalana sostuvo en el informe de ayer que "es difícil" poder "extraer conclusiones sobre una evolución futura de los precios de las viviendas", aunque opinó que sí puede marcarse una tendencia y "prever que seguirá". Apce considera que, con los últimos datos en la mano, "es fácil pensar que 2015 será el año de la reactivación del sector", puesto que empiezan a darse "las condiciones óptimas". Esas premisas consisten en precios más bajos, una mejora en la perspectiva de crecimiento y una financiación más asequible para comprar viviendas.

 

Fuente: ElPais.com - 30/09/2015