Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

El alquiler busca consolidarse con fuerza como alternativa a la compra

El alquiler se ha convertido en la alternativa para muchos ciudadanos para vivir en estos años de crisis económica. Ahora que comienza a verse la salida del túnel, el arrendamiento debe confirmarse como una opción habitacional frente al aumento de  las compras, en un país donde la propiedad supone el 77% del parque de viviendas.

El mercado del alquiler no es homogéneo y existen desigualdades entre provincias dentro de una misma región, entre ciudades dentro de la misma provincia y dentro de las propias ciudades. Durante este año los precios han sufrido subidas y bajadas interanuales en los tres primeros trimestres.

Según el índice de precios del alquiler que publica idealista, el coste del m2 en las viviendas arrendadas se ha reducido en un 4,9% durante el tercer trimestre de 2015, dejando el precio medio en 6,9 euros/m2 al mes.

La Comunidad de Madrid sigue siendo la autonomía más cara con 10,6 euros/m2. Seguida de Euskadi (10,1 euros/m2), Catalunya (9,8 euros/m2) y las Islas Baleares (9,1 euros/m2). Las comunidades más económicas son Extremadura (4 euros/m2), Castilla La Mancha (4,4 euros/m2) y La Rioja (4,8 euros/m2).

Esto demuestra la polarización de los  mercado de alquiler en España, con Barcelona (14,6 euros/m2), Madrid (12,1 euros/m2) y San Sebastián (11,7 euros/m2) como las ciudades más caras y en aumento frente al resto de ciudades del país. Por comparar, Lugo (3,8 euros/m2) y Ourense (4,2 euros/m2) son las capitales más económicas.

Cada vez son más las personas que se están decidiendo por  alquilar frente a la compra. La población joven, que tarda más emanciparse, sale del hogar paternal para acceder por primera vez a una vivienda a través del arrendamiento. Las dificultades económicas han hecho también que muchos se lo piensen dos veces antes de comprar, además de que los bancos mantienen condiciones estrictas para conceder créditos hipotecarios, por lo que se decantan por el alquiler.

En un país donde predomina la propiedad, fomentar el alquiler como opción de habitabilidad lleva un tiempo para que arraigue, y son los jóvenes, los  millennials, los que tienen la llave para cambia y equiparar el alquiler con la propiedad, según la opinión de varios expertos.

El arrendamiento también entró en la  campaña electoral  y lleva formando parte importante de los Planes de Vivienda del Gobiernodesde 2013. Pese a que el Gobierno de Mariano Rajoy eliminó la deducción en el tramo estatal por alquiler de vivienda a partir del 1 de enero de 2015, la apuesta por el arrendamiento y la rehabilitación ha sido la más importante de los últimos años.

"Antes se prefería tener las casas cerradas a ponerlas en alquiler. También se ha propiciado la movilidad laboral con esta nueva política liberalizada. Hemos hecho una apuesta firme por el alquiler, 230.000 familias han obtenido subvenciones para alquileres sociales", concretaba Andrés Ayala, portavoz del PP en la Comisión de Vivienda y Fomento del Congreso de los Diputados en la pasada legislatura.

El sector también ha pedido al nuevo Gobierno que potencie el alquiler frente a la compra y que se  graven las viviendas que están vacías, sobre todo las que sean propiedad de los bancos, además de  recuperar la deducción por el arrendamiento y una mayor profesionalización del sector mediante la entrada de socimis o vehículos similares.

En materia legislativa, el Gobierno sacó adelante la Ley 2/2015, de 30 de marzo, de desindexación de la economía española, que suprime la actualización de la renta por imperativo legal para los alquileres de vivienda y la aplicación del IPC como índice de referencia para dar paso al  Índice de Garantía de la Competitividad (IGC).

En el haber del arrendamiento de viviendas se encuentra las últimas estadísticas oficiales del  Banco de España, que confirma que el parque de viviendas en propiedad ha vuelto a crecer en 2014 frente al alquiler.

El porcentaje de viviendas en propiedad había ido descendiendo hasta situarse en el 77,7% del total de casas en 2013, frente al 15,4% del alquiler. En cambio, el año pasado el porcentaje volvió a subir, al 78%, en perjuicio del alquiler, que se quedó en un 14,9% del total.

 

 Fuente: Idealista.com - 28/12/2015