Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

El ‘Silicon Madrid’ tira del mercado inmobiliario

Las empresas tecnológicas no solo son el futuro de la economía y las que más rápidamente crecen en todo el mundo con ejemplos como Google, Apple, Airbnb, Salesforce..., sino que ademas están impulsando el mercado inmobiliario por su aumento de plantillas. Ocurre en San Francisco, la ciudad más cercana a Silicon Valley, pero también en otras ciudades como Madrid.

Al menos así lo destaca un informe de la consultora inmobiliaria Knight Frank y de la patronal Ametic, que agrupa las empresas tecnológicas. Si hace unos años las actividades que lideraban la contratación de espacio destinados a oficinas eran los de banca, consultoría o sector jurídico, "ahora es el tecnológico el sector que lidera la demanda", se destaca en el estudio, que bautiza a la capital comoSilicon Madrid.

De hecho, dentro de las operaciones en el sector inmobiliario de más de 5.000 metros cuadrados, el sector de las tecnologías de la información en Madrid lideró las contrataciones, con más del 32% del total, muy por delante de banca (10,89%) o de la Administración pública (8,81%).

"Hemos detectado un crecimiento en el sector tecnológico desde el año pasado. Eso significa una mayor contratación y nuevos cambios de sedes", aseguró ayer en la presentación José Manuel de Riva, presidente de Ametic. "Este crecimiento se centra en Madrid porque el 70% de estas empresas se radican en la ciudad", añadió.

Esta necesidad de nuevos espacios también provoca el aumento de rentas. En Londres, los distritos más tecnológicos, como los de Shoreditch y Noho, han sufrido subidas de rentas de hasta el 35% desde 2007. No es el caso de Madrid, que todavía está inmersa en los bajos precios provocados por la crisis inmobiliaria. "Previsiblemente la capital va a liderar el crecimiento futuro de rentas", aseguró, por su parte, Alberto Prieto, director general de Knight Frank.

Ciudad atractiva

"Esperamos que Madrid y España sean capaces de atraer este tipo de empresas. Sí estamos viendo una demanda de estas compañías", avanzó Enrique Gracia, director del mercado de oficinas de la socimi Merlin Properties. "Tenemos un país atractivo para las tecnológicas, por la calidad de vida, un nivel de costes bajos y buenas infraestructuras. Nos falta visibilidad", añadió, a su vez, Felipe Romera, presidente de APTE (red de parques científicos y tecnológicos).

En el informe se detecta tres negocios con posibilidad de crecimiento en Madrid: la industria electrónica, las tecnologías de la información y los contenidos y servicios digitales.

"Desde el año pasado estamos en una dinámica de crecimiento y ampliación de espacios", reconoció Santiago Cárdenas, director de compras de la consultora Tecnocom. "Buscamos zonas periféricas pero dotadas de infraestructuras", añadió.

Por ejemplo, en Madrid, además de la almendra interior de la M-30, la zona del polígono de Julián Camarillo (cerca de la salida de la A2) se está convirtiendo en un minipolo para este tipo de compañías.

De momento, las recientes grandes fusiones entre los operadoras de comunicaciones, como Orange con Jazztel y Vodafone con Ono, ya está moviendo el mercado inmobiliario en el caso de estas sociedades. Como ejemplo, en Madrid, está la nueva sede de Vodafone, precisamente situada en la A2, o el Google Campus.

¿Qué espacios buscan estas empresas?

El mayor boom inmobiliario en el mundo de este tipo de empresas se ha dado en San Francisco (EE UU), la gran ciudad más cercana al polo tecnológico de Silicon Valley. Allí, en los últimos cuatro años, las rentas para los mejores edificios se han disparado un 89% y un 123% en otro tipo de inmuebles como antiguos almacenes o naves en las zonas más periféricas. Empresas que ahora ocupan más de 120.000 metros cuadrados en oficinas, como Uber, ni siquiera existían hace una década. "Cada vez es más difícil que las empresas se instalen en esa ciudad", aseguró ayer en la presentaciónBill Benton, socio de Newmark Grubb Knight Frank, especializada en este tipo de firmas. "El tipo de oficina que piden parece una cafetería", bromeó, con plantas diáfanas, sofás, cocinas espectaculares y zonas de encuentros", explicó.

De hecho, el 80% de estos espacios se conciben como lugares abiertos colaborativos y solo el 20% están destinados a despachos y salas, según este directivo. "La parte inmobiliaria es también importante para atraer talento de los mejores ingenieros y es una inversión mucho menos costosa que la destinado a remuneraciones y opciones sobre acciones", describió.

"Se busca un cambio cultural", explicó Gonzalo Delgado, director de patrimonio de Vodafone, ya que por ejemplo en su nueva sede de Madrid, los empleados disponen de un móvil, un portátil y no tienen un sitio asignado de trabajo: "Se reducen los espacios privativos y se ganan los colaborativos".

 

Fuente: CincoDias.com -28/10/2015