Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Del 'G14' a la quiebra: Inmobiliaria Chamartín se declara en concurso de acreedores

2016 empieza con una quiebra más en el sector inmobiliario. Según ha publicado el Boletín Oficial del Estado (BOE), Inmobiliaria Chamartín se ha declarado en concurso de acreedores a petición propia.

La compañía, en manos de la familia Cutillas y participada por Morgan Stanley, llegó a fomar parte del lobby de las grandes inmobiliarias conocido como G14. Sin embargo, no ha tenido más opciones que acogerse a este mecanismo tras haber cerrado en pérdidas los dos últimos ejercicios.

Su balance registró un saldo negativo de 35 millones en 2013 y se elevó a 83,9 millones en 2014. Además, no podemos olvidar que Inmobiliaria Chamartín llegó a tener una deuda de 1.800 millones de euros durante la crisis y que su nombre aparecía en la lista de morosos que publicó la Agencia Tributaria a finales de diciembre al tener una deuda acumulada a cierre de julio de 20,5 millones de euros.

Según publica el diario Expansión, la empresa arrastra un pasivo de 535 millones de euros y ha solicitado el concurso al no prorrogarse este año la Ley 10/2008, que permitía a las empresas no actualizar el valor de sus activos inmobiliarios, aunque estos fueran muy inferiores al valor del mercado, permitiendo a muchas inmobiliarias vivir artificialmente a pesar del parón del negocio y las deudas que arrastraban.

¿Y qué pasará a partir de ahora? Desde hoy y en el plazo máximo de un mes los acreedores deben poner en conocimiento de la administración concursal en cuestión la existencia de sus créditos en la forma que establece la ley.

Y es que, aunque la empresa mantiene las facultades de administración y de disposición de su patrimonio, éstas están sometidas a la intervención de la administración concursal.

Inmobiliaria Chamartín no solo tiene negocio en España (su modelo se basa en el sector residencial principalmente en Madrid), sino que también tiene presencia en Alemania y Portugal.

Su desembarco en el mercado luso se produjo hace ya una década, con la compra de Amorim Inmobiliaria, una operación enmarcada dentro de un plan de expansión que comprendía la apertura de decenas de centros comerciales en Europa. Pero, con la crisis, la firma española tuvo que renunciar a sus planes y refinanciar deuda.

 

Fuente: Idealista.com 05/01/2016