Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Cómprate una estación: ponen a la venta las estaciones de tren abandonadas en Portugal

Las opciones son diversas. Existen estaciones en la falda del Río Duero, en el medio del campo de Trás-os-Montes (en el Norte, en la frontera con Galicia), o con vistas al Océano Atlántico. Pueden convertirse en hoteles, albergues, restaurantes, sedes de asociaciones o edificios para la administración. El precio depende del uso que se le quiera dar y se acordará con la propia Refer, según fuentes de la empresa pública, a la que tendrá que convencerle el proyecto para dar luz verde a la transacción.

El objetivo de esta iniciativa, aseguraron las fuentes, es evitar "la degradación de los espacios y los actos vandálicos" a los que están sujetas las estaciones ferroviarias a la venta y, para ello, se colocarán "al servicio de la gente, complementando y poniendo en valor las economías y comunidades locales". La empresa que gestiona las infraestructuras ferroviarias del país prevé, con esta venta de patrimonio, "evidentes ganancias en lo referente a la imagen" de la propia Refer. La empresa pública, a través de su división Refer Patrimonio, cuenta en su página web con un catálogo que recoge todos los activos a la venta o que se ofrecen en régimen de concesión por un número determinado de años.

Desde algunas de las estaciones aún se puede escuchar el paso de los trenes cada cierto tiempo. En otras, la calma es la protagonista porque las locomotoras hace ya mucho que no resuenan a su paso por las vías y los nuevos inquilinos son las bicicletas y los caminantes. Incluso se ofertan otros activos, hoy inutilizados, pertenecientes a la empresa ferroviaria, como un almacén en la región del Alentejo o un terreno en el centro de la turística población de Sintra, cercana a Lisboa.

En el caso de la estación con vistas al Duero, se indica que se puede usar para vivir en ella, para poner un comercio o bien para ofrecer servicios adicionales a la vía verde para bicicletas que ahora existe allí, después de que las vías de tren quedaran en desuso. Se muestran fotografías de todos los inmuebles y terrenos, que en muchos casos tienen un aspecto que revela varios años de abandono. 

Es el caso de otra antigua estación de tren en el pequeño pueblo de Fortunho, a 100 kilómetros de Oporto, a la que le falta el tejado; o el de otro edificio ferroviario en Casa Branca, entre Lisboa y Évora, que tiene la mayor parte de sus ventanas rotas. Otros inmuebles muestran, sin embargo, buen aspecto, como es el caso de un edificio en desuso del barrio de Santa Apolonia, en Lisboa. La empresa ferroviaria sugiere un futuro uso como alojamiento turístico, en sus 1.200 metros cuadrados de terreno.

También han quedado en desuso almacenes, oficinas, apartamentos e incluso extensos terrenos con vías de tren donde hace años maniobraban o aparcaban las locomotoras y los vagones portugueses. La Refer quiere rentabilizar todo este patrimonio vendiéndolo o alquilándolo. Hay incluso terrenos con vistas al mar en Vila Praia de Âncora (a diez minutos en coche de Galicia), en la población vecina de Viana do Castelo, en Espinho (cerca de Oporto), en São Martinho do Porto (al Norte de Lisboa) y en Lagos (Algarve).

Cerca de la capital lusa, en la línea de tren de Cascais, la villa de playa de los lisboetas por excelencia, se ofrece la casa en la que antiguamente vivía el encargado de hacer funcionar un paso a nivel, muy cerca del mar. Antes, en Portugal y en muchos otros países del mundo, los trabajadores de las estaciones vivían en ellas. Y para quien prefiera una propiedad en la misma Lisboa, la Refer ofrece terrenos en el Paseo de Glória, en pleno centro de la capital, al lado de las turísticas y comerciales Plaza Restauradores y Avenida da Liberdade. 

Fuente: 20 Minutos -26/1/2015