Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Bankinter aboga por volver a invertir en ladrillo

Bankinter ha presentado el informe 'El sector inmobiliario vuelve a presentar oportunidades de inversión' en el que explica que el mercado inmobiliario español prosigue su senda de recuperacióncaracterizada por el "incremento de las operaciones de compraventa y el incipiente repunte de los precios". La mejora en el empleo, los reducidos costes de financiación y el mayor atractivo de la vivienda como inversión frente a otras alternativas serán catalizadores de la demanda, que crecerá de forma moderada hasta situarse en un nivel ligeramente superior a 400.000 viviendas en 2016, según el informe publicado por Bankinter.

"El repunte de la demanda junto con la escasez de oferta en ubicaciones selectivas permitirá un tímido repunte de los precios este año, que podría extenderse en 2016 a más ciudades y alcanzar un incremento promedio del 4%". Además, afirman que el sector inmobiliario está atrayendo crecientes volúmenes de inversión en grandes carteras de activos para su posterior alquiler y gestión. La subida de las rentas medias por alquiler y la compresión de yields (rentabilidades) en oficinas y centros comerciales "auguran" un potencial de revalorización de estos activos, cuyo único obstáculo pueden ser los cambios en normativas urbanísticas o una incertidumbre política que lleve a aplazar algunas decisiones de inversión.

En definitiva, el informe subraya que el sector inmobiliario vuelve a presentar oportunidades de inversión. Por ello, consideran que "la mejor alternativa es la compra de activos inmobiliarios localizados en ubicaciones 'prime' de las grandes ciudades y centros turísticos, con un objetivo de rentabilidad neta en el entorno del 3% y un horizonte de inversión mínimo de 3 a 5 años".

Dicho informe, desarrollado por el departamento de análisis de Bankinter, incide también en la situación del mercado inmobiliario residencial del país, que asegura que "se encuentra en una fase de moderada recuperación que se va consolidando progresivamente. La situación actual se caracteriza por una reactivación gradual de la demanda focalizada únicamente en las ventas de vivienda de segunda mano y la estabilización de los precios medios".

En conjunto, señalan que las perspectivas del sector continúan "mejorando y 2015 será el segundo año consecutivo que finalizará con un incremento en las compraventas de vivienda". Aseguran que el comportamiento moderadamente positivo de la demanda está permitiendo que los precios se estabilicen

En cuanto a las estimaciones futuras de la demanda de vivienda en España, fijan dos tipos de fuerzas que lo condicionan: factores de largo plazo que fijan un techo para la demanda y catalizadores que permitirán incrementos moderados de las compraventas.

Entre los factores estructurales que suponen un límite para la demanda, establecen dos variables determinantes que "han cambiado sustancialmente con respecto a los años del boom inmobiliario". En primer lugar, el descenso de la población (tanto por crecimiento vegetativo como por saldo migatorio negativo) provoca que "la demanda estructural estimada de vivienda nueva se haya reducido hasta una cifra aproximada de 250.000 unidades". Por otra parte, aseguran que la tasa de paro continuará siendo superior a +19% hasta finales de 2016, lo que hará que el número de familias con renta disponible suficiente para afrontar la compra de una vivienda "no se incremente de forma sustancial".

En definitiva, consideran que el ciclo de recuperación actual no generará un nuevo boom de la demanda de vivienda, pero sí que se están creando las condiciones para que las compraventas se incrementen a lo largo de este año hasta 380.000 viviendas y en 2016 hasta 420.000 viviendas. En consecuencia, afirman que la cifra de venta de viviendas nuevas se situará en 2015 en una cifra cercana a 50.000 casas nuevas y "repuntará en 2016 hasta un rango 70.000-80.000 viviendas nuevas".

 

Fuente: Cinco Días - 29/07/2015