comprarcasa
Principal red inmobiliaria en España y Portugal

En comprarcasa encontrarás la casa que estás buscando. Hay un agente cerca de ti. Encuéntralo.

Busca tu agencia más cercana
Categorias

¿Tienes calefacción central? Cuenta atrás para dejar de pagar la calefacción al vecino

Aparatos que se instalan en los radiadores y que permiten a cada familia conocer su consumo exacto de calefacción y, por tanto, pagar solamente por el calor que han consumido. Un cambio que se puede traducir en ahorros en torno a 225 euros anuales para cada hogar, según los cálculos de Ista, una de las principales compañías en Europa de facturación de consumos de agua y calefacción. 

Se acabó, a grandes rasgos, pagar la factura del vecino o pagar, por ejemplo, la misma factura de calefacción aunque la vivienda haya quedado vacía durante varios días o incluso meses y no se haya hecho uso de la misma.

Hoy en día, los sistemas de calefacción centalizada no disponen de ningún dispositivo ni contador individual que permita conocer el consumo concreto  y pagar, por tanto, solamente por el realizado. Cada hogar con calefacción central  paga una cuota fija al mes en función de la superficie de la vivienda e independientemente del uso del que disfrute.

¿Por qué tienes que pagar más que tu vecino de al lado simplemente porque tu casa es más grande, aunque apenas estés en ella y él abra constantemente las ventanas de par en par?

La calefacción se incluye en los gastos de la comunidad y se paga una cantidad que no varía a lo largo del año. Básicamente, cada vecino paga según los metros cuadrados de una vivienda. Así, por ejemplo, puede darse la circunstancia de que una familia numerosa, sea cual sea el uso que realice de la calefacción, pague lo mismo que un vecino que vive solo, que el matrimonio que abre dos veces al día la casa de par en par para ventilar o para refrescarla, o que la pareja de jubilados que se escapa todo el invierno a Torrevieja y deja la vivienda vacía y con los radiadores cerrados.

Estas situaciones tan paradójicas desincentivan el  ahorro energético ya que muchos propietarios piensan: "Total, si voy a pagar lo mismo de calefacción, ¿para qué voy apagar los radiadores? Abro la ventana y punto". En apenas dos años, este tipo de situaciones tienen los días contados ya que a partir del 1 de enero de 2017, esos 1,7 millones de hogares con  calefacción central  deberán tener instalados los dispositivos de medición individual. 

En muchos países de Europa ya es obligatorio. Alemania, Italia, Dinamarca, Francia Bélgica y Suiza son los pioneros al aplicar la Directiva Europea de Eficiencia Energética 27/2012/UE, que obliga a que todos los edificios con sistema de calefacción central deban instalar dispositivos de medición individuales, repartidores de costes de calefacción en los radiadores o contadores individuales de calefacción. "En España estamos a la espera de la aprobación del real decreto que regule la trasposición de la normativa europea. Debería haberse aprobado en verano y ahora estamos a la espera de que se apruebe en la recta final de este año o a principios de 2015", explica a El Confidencial Ignacio Abati, consejero delegado de Ista.

Un ahorro en cada hogar en torno a 225 euros anuales

"En 1997 se estableció en España la obligación de la medición individual de calefacción central  para todos los edificios construidos a partir de ese año de forma que cada vecino pague la calefacción que consume. Lo que tenemos ante nosotros ahora es un reto muy importante. La penetración estimada en esos 1,7 millones de hogares es entre el 50% y el 60% en los dos próximos años. Y esperamos que se alcance el 90% a finales de 2018. Hay falta de interés por parte de los usuarios, pero también es un reto para los instaladores", apunta Abati. 

Ista prevé que, a través de la medición individual, cada hogar registre un ahorro anual de 225 euros, 200 millones anuales a nivel global y en torno a 1.100 millones de euros en cinco años. Asimismo, calcula que se reducirá la emisión de CO2 en 1,9 millones de toneladas al año. 

Con estos aparatos, un hogar podrá conocer, incluso a diario, el consumo de calefacción en cada estancia y tomar decisiones de uso basándose en esos datos. Además, cada dos meses, ista enviará una factura a los hogares con la información exacta de lo que han consumido y lo que han pagado por la calefacción en el baño, el pasillo o la habitación principal de la casa.

"Es algo psicológico. Cuando sabes que vas a pagar sólo por el consumo que realizas, te molestas en cerrar los radiadores si te vas a ir de viaje o tenderás a regular la temperatura de casa si consideras que hace demasiado calor. Cada uno es consciente de su consumo y se autorregula". 

Fuente: El Confidencial -15/12/2014